Veganismo integral.

Destacado

Etiquetas

, , , , ,

Zona de confort

Etiquetas

, , ,

El existir en esta realidad que vivimos, puede ser tomada de diversas formas, hay una posibilidad de elección, esta la gente que vive solamente porque ha nacido, simplemente haciendo nada de su existencia mas que satisfacer sus necesidades tanto básicas como las impuestas por el sistema cultural de consumo, haciendo de sus existir un vivir solo en la búsqueda de lo que impone la sociedad humana como algo necesario a conseguir, dentro de esto puedo enumerar los placeres de posesión de propiedades de todo tipo,  el fetiche sexual, posesión  de dinero, la gula mortuoria basada principalmente en el sabor exento de una ética justa, y entretenimientos basados como dije antes una cultura pautada a priori. Más allá de esas premisas no tienen un interés mas profundo, no existe nada más, y el entorno que les rodea importa solo en torno a la moralidad establecida, es decir, realmente no importa, pero hay que fingir que importa.
a cambio hay personas que se sienten interesadas por su entorno, y tienen por llamarlo de alguna manera una «conciencia» puede ser por lxs animales explotadxs, el entorno que les rodea, pero sus «necesidades» son al igual que el grupo de gente que mencione antes, necesidades impuestas por la cultura de consumo, si bien se interesan por causas ajenas a las necesidades de el consumo, están plenamente inmersxs en esas necesidades, ergo un estilo de vida en complacencia y complicidad, con el sistema de dominación, ya que requerir sus «servicios» y estilo de vida,  mantienen con vida a ese sistema.
La búsqueda de una conciencia individual, requiere un gran esfuerzo, ya que hay que romper con todas las estructuras que nos fueron impuestas desde que nacimos, y que fuimos adoptando ciegamente, implica salir de la zona de confort que nos ofrece el sistema de dominación, y salir de esa zona de confort, es incomodo, poco practica (en un principio) y laborioso. Tener hábitos cotidianos ya sean alimenticios, de higiene o vivienda que no impliquen el antropocentrismo, lleva el esfuerzo de buscar posibilidades que no están al alcance de la mano, ya que todas las opciones están hechas en base a la explotación.  Sin duda un gran numero de personas que optan por una alimentación vegetariana y empiezan con estos hábitos y luego ven que no hay el mismo caudal de opciones en el mercado como las de índole especista desisten y vuelven a su alimentación mortuoria nuevamente, porque no les daba tanto placer al ego  el optar por una dieta vegetariana, como el placer que les da al paladar el gusto de la explotación animal…
otros casos son como las personas veganas que ya han establecido una dieta vegetariana estricta, pero son grandes consumidorxs del mercado vegano, todas opciones en plástico o con componentes que son nocivos para la tierra e implica la matanza de animales, como  soja transgénicas, aceite de palma, o en casos mas irrisorios, componentes que como la vitamina d3 que provienen directamente de la explotación pero con la excusa de que es ínfimo su contenido lo consumen, o también consumir de empresas dedicadas plenamente a la explotación animal, pero ahora con una opción vegetariana. Su zona de confort, es su consumo de mercado vegetariano, su ritmo de vida capitalista de aquí/ahora no contempla ni acepta la posibilidad de un consumo mas laborioso pero consciente por ser de índole casero. Siempre se mantendrán en esos márgenes, no ahondando mas en una consciencia elaborada.
quedarse en la zona de confort es quedarse a mitad de camino, la pregunta que me surge con esta reflexión  ¿cual será la zona de confort que nos deja a mitad de camino a quienes trabajamos arduamente, para tener un vivir ético y en coherencia con nuestras ideas? siempre se puede ir un poco mas allá, y lo que iremos notando es que ya no existirán parámetros de normalidad en común con el resto de la sociedad, lo cual es un buen síntoma, pero es trabajoso hasta que esta realidad de índole practica se asienta en nuestras vidas, y en determinados casos, nos hacen rosar constantemente el peligro de vernos sometidxs por la leyes, la soledad, y el peligro.
Esta reflexión no tiene mas intención que evidenciar la mediocridad de las ideas establecidas en las zonas de confort, así como también hacer una revisión de cual es nuestra zona de confort, pero sabiendo bien, que el placer que genera a nuestro ego el hecho de que estamos en coherencia con nuestras ideas, es inmenso.