Etiquetas

, , ,

Asignación de roles a quienes no necesitan roles.

Sin detenernos a puntualizar sobre el Innecesario (en muchos casos) trato con otres animales, por ejemplo en casos de posesión de animales como mascotas, me gustaría reflexionar  acerca de cómo reproducimos ridículamente las lógicas de la sociedad humana especista cis/patriarcal, donde sin pensarlo normalizamos hechos que repudiamos.
Usualmente a les animales con quienes comparten humanes, dentro de conjunto de normas que arrastra la domesticación, se les asigna un nombre, además de tener un trato humane ante elles, este nombre viene acompañado con un genero: masculino o femenino en relación a su sexualidad, si es une animale hembra se le llama pepita, si es macho pepito, poniéndole una carga  de genero a cuestas del mundo humane, tal como nos lo hizo mama y papa y la asquerosa sociedad, es la lógica cis patriarcal, que limita nuestro mundo a construcciones creadas por una sociedad horrenda de algún momento y continua hasta hoy, una construcción estrecha , que excluye a todas las posibilidades que no se identifican con esas construcciones irrisorias. Entonces hacemos lo mismo que hicieron en nosotres arbitrariamente, con eses  animales que rotulamos, que en realidad no tienen genero, no lo necesitan, no existe en su mundo. Tienen una sexualidad que puede tener características  puntuales diferenciadas hembra y macho, pero que nada tiene que ver con las construcciones creadas por la humanidad, construcciones absurdas, limitantes, claustrantes.
En muchos casos estas asignaciones de roles en otres animales, llega a puntos mas o menos atemorizantes, como esperar que de tal animale surjan conductas en relación a la asignación de conducta de los roles binarios  mujer/ hombre (ej. Hembra: dócil, maquina reproductora, y macho feroz, semental, guardián) Pero lo nocivo en todo esto, no lo sufre le animal no humane, al que estúpidamente se le asigna un genero, y en este punto pongo el acento,  es la peligrosidad de seguir reproduciendo las lógicas cis patriarcales, con las que nos quieren identificar o incluir a quienes no nos reconocemos con esas características estúpidas  y finitas. Asignar genero en relación a la sexualidad, a animales no humanes, denota que no tenemos aun interiorizado el análisis, y critica total, a la asignación de roles y genero. La cual es vital que llevemos hasta la cúspide, dejando de normalizar la absurda existencia de los claustrantes géneros, así poder desecharlos, y expandir nuestro ser más allá de los límites permitidos por la sociedad cis patriarcal, y de esta manera, tambien evitar perturbar a les animales no humanes incluso en ese aspecto, no olvidemos, que practicas pratiarcales, son reproducidas en elles, en formas como la violacion y cosificacion de hembras como maquinas reproductivas.